Portada>Noticia>Arquitectura o revolución: las casas de Frida Kahlo y los 90 años del movimiento funcionalista
Noticia

Arquitectura o revolución: las casas de Frida Kahlo y los 90 años del movimiento funcionalista

Escrito por Monique Portela | Traducido por Mónica Arellano

Formas geométricas, paredes de hormigón armado expuesto, instalaciones eléctricas expuestas, grandes ventanas que priorizan la luz natural y la ventilación, jardines que aprecian las plantas indígenas. Los primeros edificios del arquitecto mexicano Juan O’Gorman, construidos entre 1929 y 1932, traen una estética que se puede ver hoy en día, pero en realidad son la expresión pura de una de las corrientes del movimiento modernista del siglo XX, el funcionalismo.

Inspirado por los conceptos del famoso arquitecto francés Le Corbusier, quien en 1923 lanzó un manifiesto en el que propuso la búsqueda de una arquitectura en el espíritu de la época, industrial e ingeniero, O’Gorman se mostró entusiasmado y vio en esta propuesta disruptiva una solución arquitectónica para el México de la década de 1920. Después de la Revolución Mexicana, la reconstrucción del país fue la consigna. O, como dijo Le Corbusier en Vers une architecture, estos eran tiempos en los que era necesario elegir entre «Arquitectura o Revolución», donde la revolución «se puede evitar».

La idea era crear un lenguaje universal que nos permitiera construir elementos en serie, al igual que la producción de automóviles, explica la experta Claudia Virginia Stinco, profesora de arquitectura y urbanismo en la Universidad Presbiteriana Mackenzie. “Se imaginaban que las casas también podían construirse en fábricas y luego ensamblarse. Esto ayudaría a abordar los graves problemas no solo de las personas sin hogar, sino también de viviendas eficientes y moralmente decentes ”.

Luego vino una arquitectura que pretendía ser mucho más ingeniería que arte. Se ha dejado de lado la preocupación por los formularios, al menos en teoría, para priorizar un hogar eficiente que utilice la menor cantidad de recursos posible, ya sea material, financiero o humano, con los máximos resultados. “Los racionalistas radicales, un ala más joven, de la cual O’Gorman era parte, dijeron que [la discusión de las formas] era una discusión que no se podía tener en ese momento, porque los problemas en México eran más vehementes: había poco dinero para resolver muchas cosas más importantes «, explica Stinco. Junto con la homónima Claudia Costa Cabral, profesora de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, con investigación en el área de la arquitectura moderna, afirma: no es posible reducir el funcionalismo a la categoría de estilo. Es una forma de ver la arquitectura, que valora la eficiencia a bajo costo, entendiendo que el hogar es una «máquina viviente».

Las casas de Cecil, Diego y Frida.

En un terreno alejado del centro de la Ciudad de México, O’Gorman, a los 24 años, decide construir una casa estudio para su padre, el ingeniero Cecil O’Gorman. Así surge la primera construcción funcionalista en América Latina, que este año cumple 90 años. «Tendemos a creer que este joven arquitecto termina haciendo arquitectura funcionalista real en las casas de Cecil, Frida y Diego, antes que el propio Le Corbusier», dice Stinco. El regalo para su padre, que nunca vivió allí, fue solo un pretexto para construir su primera casa-manifiesto, que pronto fue encargada por el famoso artista Diego Rivera. Junto a la primera casa se erigieron dos más, una para Diego y otra para Frida, unidas por un puente. «Esta doble orden le da a O’Gorman la oportunidad de hacer cosas que Le Corbusier aún no había hecho», señala Claudia Cabral.

De los proyectos existentes de Le Corbusier surgió la inspiración para la icónica escalera de caracol exterior con barandas de hormigón, lo más destacado del estudio de artistas, con grandes ventanales y techos dobles, así como el techo en forma de sierra. Pero O’Gorman, enfocándose en las necesidades de México, no podía dejar de considerar la cultura local. En lugar de las paredes blancas y grises, uno de los pináculos de la arquitectura moderna, sus casas presentaban colores vibrantes, aludiendo a la cultura precolombina. El rojo de la casa de Rivera, por ejemplo, se refiere al color utilizado para pintar los templos aztecas. Para la masa de las paredes, abundantes y resistentes agregados locales de suelo volcánico. En los jardines, solo las plantas típicas que no necesitan cuidados especiales para sobrevivir, que ya están acostumbradas al clima y al suelo de la región. Alrededor de las casas, sin paredes, yace una barda vegetal de cactus. Debajo de las casas, pilotes delgados. «Construir sobre pilotes significa que la planta es libre, pensando que todo el terreno es público, es común», dice Stinco.

Reconstruyendo un país

Además de la vivienda, O’Gorman diseñó otros edificios, como pueblos y escuelas de clase trabajadora. Al asumir el Departamento de Escuelas y la Secretaría de Educación Pública de México, enfrentó el desafío de ayudar a resolver la situación en el país desde una perspectiva arquitectónica. Uno de sus proyectos más celebrados fue el de las «Escuelas del Millón», en las cuales, con el objetivo de lograr la máxima eficiencia con los recursos mínimos, propuso la construcción de 20 escuelas, la reforma de otras 20 y la expansión de ocho con un gasto total de un millón de pesos, dice Stinco. Esta fue la misma cantidad de dinero que se invirtió para construir una sola escuela primaria, la Benito Juárez.

Las estructuras siguieron la misma idea de sus primeras casas: el uso de hormigón armado e instalaciones aparentes. Para la circulación del aire, se emplearon tuberías de arcilla en las paredes. Para la funcionalidad integral y de por vida de las escuelas, un plan que preveía extensiones si fuera necesario. Estas escuelas apuntaron a la máxima racionalización de la arquitectura, dependiendo de las necesidades de un país.

Perspectivas contemporáneas

Lo que fue visto como una solución arquitectónica para México posterior a la revolución también surge como una forma de salir de los tiempos actuales. La creación de elementos de serie que permiten el ensamblaje de casas masivas, con la participación de la comunidad misma en la construcción, es lo que guía varias propuestas contemporáneas basadas en principios funcionalistas: optimizar espacios y costos buscando la máxima eficiencia. Con los avances tecnológicos, las casas modulares preconstruidas se han convertido en una posible realidad. Junto con las demandas sociales mundiales, como la sostenibilidad y la vivienda digna, también se vuelven deseables. Detrás de la idea, un propósito que no es estético, sino que también lo abarca, pero sí funcional: pensar en soluciones a problemas reales.

Un ejemplo es el proyecto de la oficina mexicana Zeller & Moye, en donde como estrategia para la vivienda rural en el país, han desarrollado casas modulares hechas de hormigón y ladrillo de barro, cuyo diseño puede variar de acuerdo con los deseos y el presupuesto de las familias. La base es un bloque de 90 metros cuadrados con dos dormitorios, sala de estar, cocina y baño. Según una nota publicada por los arquitectos, las viviendas se basan «en el análisis de las tradiciones y las condiciones de vida actuales de la población local, traducidas a una un lenguaje contemporáneo».

En la arquitectura tradicional del día a día, no es difícil encontrar construcciones que aporten elementos de este movimiento arquitectónico de la década de 1920, incluso si no es un estilo. Es posible ver edificios parecidos a los de hoy, así que creo que sí, hay una especie de rehabilitación de esta arquitectura”, dice Cabral. «Esta tradición moderna, sigue viva para los arquitectos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.