Portada>Noticia>Mujeres en arquitectura: género y equidad
Noticia

Mujeres en arquitectura: género y equidad

En general, las discusiones sobre el acceso de las mujeres a la educación superior y al mercado laboral son un tema central al pensar en formas de establecer una situación más igualitaria de condiciones de vida y protagonismo en la sociedad contemporánea. Aunque se basa en sentidos y encuestas vinculadas al mercado laboral formal, es una reflexión que informa un parámetro general de las condiciones actuales de las mujeres que enfrentan las dificultades producidas por una herencia latente de la estructura patriarcal y moralista de las jerarquías profesionales donde las protagonistas son y fueron históricamente hombres.

Además, es necesario enfatizar que este problema adquiere varios niveles de complejidad al considerar otros parámetros, como el racial y el socioeconómico, que revelan disparidades aún mayores en relación con la situación privilegiada del grupo dominante de hombres y cisgénero notablemente blancos.

El gremio de la arquitectura no está fuera de esta realidad. Hoy se hace mucho para repensar el papel y el reconocimiento de los arquitectos en el campo, ya sea revisando cómo se ha estructurado la historia de la arquitectura en el pasado o pensando en formas de corregir las disparidades de género en el presente. Proyectos como Arquitetas Invisíveis o esfuerzos de retractación como la petición que afirma que Denise Scott Brown recibió el Premio Pritzker 1991, recibido por su socio arquitecto Robert Venturi, son algunas de las formas que demuestran este trabajo constante de inserción y reafirmación del papel de mujer en el campo profesional.

Esta situación está respaldada de manera alarmante por algunos datos sobre la profesión en todo el mundo. Un estudio realizado por el Instituto Americano de Arquitectos (AIA) reveló en 2013 que solo el 17% de las oficinas de arquitectura en los Estados Unidos estaban lideradas por mujeres. En el Reino Unido, el campo profesional se conforma con únicamente un 21% de mujeres quienes, a su vez, reciben salarios un 25% más bajos que los hombres en puestos similares. Los datos revelan un escenario aún más distorsionado al considerar el hecho de que estas cifras del mercado laboral no reflejan la situación de ingreso y capacitación en cursos de arquitectura superior. Nuevamente, es importante mencionar que las «mujeres» no representan un grupo homogéneo, sin embargo, la categoría aparece en varios estudios que revelan lo que este colectivo tiene en común.

Incluso cuando los datos parecen más prometedores, se debe tener cuidado ya que el último censo producido por el Consejo de Arquitectos y Urbanistas de Brasil reveló que el 61% de los profesionales en el área eran mujeres, contra el 39% hombres. Estas cifras se refieren a la parte joven del mercado, es decir, profesionales de hasta 40 años. Esto se acredita con el tremendo crecimiento de las escuelas de arquitectura en el país, en donde la mayoría de las mujeres en el contexto académico actúan principalmente de manera profesional. Sin embargo, la imagen se invierte a partir de un determinado grupo de edad: a partir de 61 años, el mercado está compuesto por un 71% de hombres, lo que sugiere una mayor estabilidad y longevidad profesional para este grupo.

Otros parámetros interesantes ingieren en este debate, como los adoptados para producir el informe de Diversity in the Profession of Architecture (Diversidad en la Profesión de Arquitectura) de la AIA en 2016. El documento reúne los resultados de una encuesta que incluyó 7.300 más profesionales y estudiantes en el campo, el cual se centró en la discusión de género y diversidad racial y étnica en el campo. Un hecho que llama mucho la atención a este respecto es la percepción de representatividad y equidad en la profesión: de aquellos que se sienten «muy bien representados», el 5% corresponde a mujeres, mientras que el 14% de los hombres eligió esta respuesta. Por otro lado, «muy mal representada» fue la elección del 26% de los encuestados, mientras que el 12% de los hombres sintieron que estaban incluidos en esta opción.

Evidentemente, las mujeres todavía tienen mucho espacio que ocupar en la realidad de la profesión y, de hecho, este debería ser un esfuerzo de revisión común en todas las esferas de la vida contemporánea. La equidad de condiciones y la representatividad no deben entenderse como privilegios, sino como condiciones básicas de vida y accesibilidad en el trabajo. Aunque los datos no son alentadores, vale la pena reiterar que hay varios movimientos de reparación de este escenario, dentro y fuera de la arquitectura, que nos ayudan a revisar la lógica actual y nos inspiran a seguir en la construcción constante de una situación de equidad de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *